Cómo nacen las sandías

Sandía entre las hojas de la plantaLa sandía, patilla, melón de agua o síndria es una planta trepadora/rastrera de la familia de las cucurbitaceae (nombre científico citrullus lanatus).

Es originaria de África, aunque actualmente se le cultiva en 96 países alrededor de todo el mundo por causa de su preciado fruto, siendo China el principal productor a nivel mundial.

El nombre ‘sandía’ proviene de la palabra árabe ’sindiyyah’ utilizada para referirse a una región de Pakistán llamada Sind, esto debido a que esta planta fue llevada a España por los árabes, posiblemente de la mencionada región pakistaní.

¿Cómo nacen las sandías?

Cómo nacen las sandíasEstas plantas deberían sembrarse durante la primavera (entre abril y mayo si vives en el norte o entre octubre y noviembre si vives en el sur) y florecen una vez al año, en verano.

El cultivo industrial de sandías suele hacerse injertándola con calabaza con el propósito de hacerla más resistente a las plagas y a los cambios bruscos de temperatura entre el día y la noche.

Cada planta de patilla necesita aproximadamente 2 metros cuadrados de espacio para extenderse, mucho sol y requiere que el suelo sea rico en materia orgánica y bien drenado.

Deben sembrarse unas 4 semillas por cada planta que se vaya a cultivar, a unos dos centímetros de profundidad.

Entre 5 y 15 días después de la siembra germinarán las nuevas plantas.  Un par de días después deberás arrancar las tres plantitas que notes más débiles y dejar sólo la mas fuerte y sana de las cuatro.

Es recomendable que el suelo por debajo de la planta se cubra con una capa de heno, paja de pino o acolchado de poliestireno para aumentar su temperatura, disminuir la evaporación del agua y evitar la proliferación de hierbas parásitas.

En un principio va a ser necesario que riegues la planta todos los días con goteo durante 30 minutos, pero cuando empiece a florecer, debes disminuir su riego a cada tres días.  También debes tener en cuenta que es importante evitar que se mojen las hojas para evitar que se descompongan, precisamente por ello es que la mejor técnica de riego es el goteo.

 

Cultivo de sandías

Flor de sandíaLas flores de sandía son grandes, de color amarillo y unisexuales; es decir que algunas son masculinas (las cuales tienen 5 estambres) y las femeninas, que tienen un gineceo compuesto por tres carpelos. 

Por tratarse de flores unisexuales es que dependen de las abejas u otros insectos para la polinización.

Aproximadamente 90 días después de la siembra, los primeros frutos estarán listos para ser cosechados.

La mejor manera de saber si una sandía está lista para su consumo es mirar el zarcillo rizado que crece justo al lado del tallo que une la sandía con la planta.  Si dicho rabillo se muestra un poco seco o marchito, la fruta está en óptimas condiciones de maduración.

Sandía en la plantaPara obtener frutos más dulces, suspende el riego de las plantas una semana antes de la cosecha. Continúalo regularmente luego de la misma, para mantener en óptimas condiciones la planta para el futuro.

El fruto de las sandías es semiesférico con piel lisa de dos o más tonalidades de verde.

La pulpa es de color rojo debido a su alto contenido de licopeno, (un antioxidante que también se encuentra presente en los tomates) y con abundantes semillas de color negro o marrón, las cuales son ricas en vitamina E.

El fruto es dulce debido a que contiene un 6% de azúcar y muy hidratante gracias a su alto contenido de agua (más del 90% de su peso).

2 comentarios de “Cómo nacen las sandías”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *